4Tipos de licores: Whisky Escocés

Existen más de un centenar de destilerías en Escocia, situadas en seis zonas productoras. El whisky se viene elaborando en esta región desde, al menos, el siglo XV, aunque sus orígenes seguramente se remontan a varias centurias antes.

El whisky escocés es cereal fermentado que es destilado y, después, envejecido. Los ingredientes básicos son agua de manantial, cebada malteada y levadura, pero las variaciones características de su sabor se deben a los atributos del agua de cada zona y del resto de ingredientes, a la configuración de los alambiques de la destilería o al tipo de barricas donde se deja envejecer entre otros muchos aspectos.

Por lo normal, existen dos tipos de whisky escocés: de malta y de cereal. El de malta se elabora con cebada malteada y se destila en un alambique discontinuo de cobre. El de cereal se elabora con cebada malteada y sin maltear, así como con otros cereales, casi siempre trigo, y se destila en un alambique continuo. El de malta de una sola destilería es embotellado en pequeñas cantidades como single malt o es mezclado con alcohol de cereal para crear un whisky de mezcla o blended.

El whisky de cereal que se produce en Escocia en gran parte se destina  ser mezclado, aunque algunos fabricantes embotellan los de un solo cereal. En otras palabras, los single malt suelen ser más caros que los blended.

Por último, el whisky escocés o scotch es el que se elabora en Escocia y, por lo general ronda el 40%. La forma clásica de beber un buen whisky es solo, con hielo y/o un poco de agua al gusto, aunque los puristas dicen que el agua arruina su sabor. Sólo aceptarían diluir el whisky escocés, por ejemplo, con agua mineral escocesa, a poder ser la misma con la que fue elaborado el destilado, pero nunca con la del grifo, cuyo cloro podría causar un desastre. El whisky también suele mezclarse con soda, ginger ale o algunas bebidas gaseosas con sabor a limón, y se utiliza como base para numerosos cocteles.

No se admiten más comentarios